Ritmos

Frevo

El frevo es una de las manifestaciones más características y genuinas del Carnaval de Pernambuco. Nació al final del siglo XIX, a partir de la mezcla de las bandas militares, la capoeira y de ritmos como el dobrado, la polca, el maxixe y la modinha. El primer registro de la palabra apareció el día 9 de febrero de 1907, en el título de una canción que se tocaba en un baile tradicional de la época, y fue reproducida en el Jornal Pequeño, periódico que circulaba en Recife.

Según los historiadores, el significado de la palabra frevo es una variación del verbo “ferver” (hervir o ebullir). En la década de 1930, el ritmo empezó a dividirse en frevo de calle, frevo de bloco y el frevo canción.
El de la calle es puramente instrumental, destacado por sus canciones vibrantes tocadas por las orquestas de las agremiaciones. Éste es sub-dividido en “coqueiro” (notas cortas y agudas), “ventania”, (melodías donde se destacan los saxofones) y “abafo” (tocado cuando se encuentran dos agremiaciones en la calle y tratan de destacarse unas de otras).

El frevo canción es similar al frevo de calle, pero une una introducción instrumental con letras llenas de poesía. Por último, el frevo bloco se ejecuta con orquestas de instrumentos de madera y cuerda y tiene letras generalmente interpretadas por un coro femenino de canciones líricas.

En los antiguos desfiles de las calles, los capoeiristas, iban al frente de los músicos para defenderlos, danzando al ritmo de la música. Surge ahí el paso donde los que bailan y desfilan, muestran una gran variedad coreográfica de piernas y brazos.
Los grupos de trabajadores que se juntaban para celebrar el Carnaval y salían por las calles, eran llamados al principio, clubes peatonales. Esa denominación absorbió todos esos grupos, que pasaron a ser llamados agremiaciones (troças, blocos y clubes). El 9 de febrero de 2007, cien años después de la primera publicación en el diario, el frevo fue considerado por el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan), patrimonio inmaterial de Brasil.

MARACATU DE BAQUE SOLTO (RURAL)

El maracatu de “baque solto”, también conocido como de trombones, de orquesta, o rural reúne tradiciones indígenas, negras y blancas. El ritmo es una mistura de razas, que forman la identidad del pueblo pernambucano. Los primeros grupos surgieron al inicio del siglo XX, lo que lo hace más reciente que el maracatu de “baque virado”, y se expandieron por la zona de Mata, especialmente en los municipios de Nazaré da Mata, Carpina, Tracunhaém, Timbaúba, Igarassu y Goiana.

El maracatu rural se caracteriza por el ritmo rápido de los chocalhos, la percusión marcada por el tarol, y acelerada por los surdos (tambores). Además del uso de la cuíca y diversos instrumentos de viento. Básicamente, la procesión es formada por un rey, una reina, un paje, cortesanas, sombrillas y capas, y un área de niños. Los protagonistas son Mateus, Catirina o Catita (personajes caricaturizados con rostros pintados de negro), una burrita y un babau, además de baianas, arreiamá, maestre y contra-maestre. Este primer círculo es rodeado por caboclos con lanzas, que se encargan de abrir espacio entre la multitud mientras saltan y hacen piruetas.

La figura más destacada del maracatu rural es la del caboclo de lanza. La fantasía, con más de 30 kilos, se arma con una gran cabellera de papel celofán, cubierta por un sombrero de paja. Su rostro es cubierto por urucum u otra tinta. Su ropa tiene un collar bordado (gran orgullo del caboclo, confeccionada de tejido de vivos colores y recubierta de vidrios y lentejuelas) y un surrão, especie de bolsa confeccionada de piel de cordero y madera, donde se sostienen los chocalhos.

MARACATU DE BAQUE VIRADO (NAÇÃO)

El origen del maracatu de baque virado, o nación, se remonta a las fiestas-homenaje a los Reyes Magos, organizadas por grupos de esclavos que celebraban en los patios de las iglesias la coronación del Rey del Congo. Insertado en los festejos de carnaval, el poder de percusión del ritmo, simboliza la lucha y la libertad del pueblo negro. En los desfiles actuales, formados por grupos de 30 a 50 integrantes, son evocados los cortejos de los reyes negros del período de esclavitud.

El término maracatu, originalmente se usaba durante el período colonial para denominar una reunión de esclavos. La palabra también se empleaba para expresar confusión y desorden. Entre los esclavos, era una seña para anunciar la llegada de policías que venían a reprimir sus manifestaciones. La señal se propagaba por el toque de tambores, que emitían un sonido semejante a “maracatu”.

El desfile del maracatu nación es acompañado por música vocal denominada toada, que contiene versos de procedencia africana, acompañadas de instrumentos de percusión como gonguê, tarol, caixa de guerra y alfaias, además de los xiquirês (instrumento confeccionado con una calabaza y una red de cuentas).En los cortejos se representan figuras de la realeza, como el rey y la reina, además de una corte formada por príncipes, ministros, duques, condes, vasallos, cortesana (que lleva una calunga, muñeca con significado religioso que simboliza una reina muerta), un porta-estandarte, y esclavos que llevan sombrillas que protegen la casa real que está siempre en movimiento. El desfile es completado por fantasías que representan animales, el guarda-corona, el cornetero, acróbatas, secretario, guerreros con lanzas, el brasabundo (una especie de guardaespaldas del grupo), los caboclos de penachos y las baianas.

CABOCLINHO

Arraigada en los pueblos de origen tupí, el Caboclinho es una manifestación cultural de rasgos indígenas. Un destacado del Carnaval Pernambucano, el ritmo es una fusión de danzas y leyendas que remontan a la historia del indio y las tradiciones de sus antepasados. La broma carnavalesca es formada por hombres y mujeres vestidos con tocados de plumas de avestruz y pavo, tangas cubiertas por plumas y accesorios en los brazos, tobillos y collares.

La danza del Caboclinho es organizada en dos filas, en las cuales los integrantes hacen giros y sentadillas al son de los estallidos de las preacas (instrumento de percusión formado por una flecha y un arco). Los instrumentos se complementan con uno de viento como la inúbia (gaita) o un pífano, además de caraxás, tarol y surdo.

El cortejo do Caboclinho se compone de personajes típicos de la tradición indígena como el cacique, la madre de la tribu, el paje y el matruá. Se suman las figuras de capitán y teniente, el porta-estandarte, los pêros (grupos de niños que participan del desfile) y los caboclos-de-baque.

AFOXÉ

De origen africana, el afoxé tiene bases religiosas ligadas al culto a los orixás.
En Yorubá, afoxé quiere decir “a fala que faz”, algo así como “palabras que hacen”.
Antiguamente, antes de comenzar la procesión del carnaval, sus miembros realizaban un ritual espiritual, hoy ya no ocurre eso porque no todos los participantes tienen vínculos con la religión afro. El cortejo canta melodías en solo y repetidas por un coro, mientras danzan acompañados de atabaques, agogô y calabazas con redes de semillas o cuentas. En Carnaval, el grupo desfila en hileras con alas y accesorios, donde muestran sus bellos trajes inspirados en África. Entre los grupos más conocidos de Pernambuco se destaca Afoxé Alafin Oyó.

Ciranda

La Ciranda, apareció simultáneamente en la costa norte y en la zona de la mata de Pernambuco. Básicamente, se trata de una danza en rueda (roda), marcada por instrumentos de percusión como el bombo, la zabumba sorda, caja, tambor, rufo y maracá. Cualquier persona puede participar, sólo hay que pedir permiso, entrar en la rueda y dar la mano a los demás miembros. El círculo va creciendo a medida que más personas van entrando y, en algunos casos, otros círculos menores también pueden formarse dentro del más grande. Los pasos tradicionales de la Ciranda, dan para crear un sinfín de posibilidades de pasos nuevos. Además, el canto del Cirandeiro (maestro que dirige la danza), es respondido en coro por los participantes, creando así la melodía que le da el ritmo de la danza.

CAVALO-MARINHO

Más popular durante el período de Navidad, el Caballo Marino, con sus 76 personajes, está muy presente en el Carnaval de Pernambuco. La presentación de la alegoría se remonta al período colonial de los ingenios de azúcar, mezclando influencias europeas, africanas e indígenas. Entre las decenas de personajes, algunas figuras que se destacan son; Mateus, Bastião y la Catirina (personajes caricaturizados pintados de negro), los galanes, las damas, el Capitán Marino, el soldado, el buey y el caballo.

Los músicos de Cavallo Marino tocan sentados en un banco, provistos de rabeca, reco-reco, ganzá y pandereta. Ellos hacen una base instrumental para los versos cantados (toadas) y hablados (loas). La fiesta, que dura más de 8hs es coordinada por el Capitán Marino y tiene un lado cómico representado por Mateus, Bastião y la Catirina, que dan “bexigadas” (con una vejiga de buey secada al sol y llena de aire) en los personajes que entran en la rueda a bailar.

En la representación del Caballo Marino, hay algunos momentos de otras manifestaciones populares, como el reisado y el bumba-meu-boi. Finalmente, se cuenta la muerte y resurrección del buey.

Coco

Con influencias negras e indígenas, el Coco está presente en casi todo el Estado: desde la costa, hasta la región del interior de Pernambuco (Sertão). También, se le llama pagode o samba, este ritmo es una danza cantada moviendo y haciendo ruido con los pies, y se ejecuta con instrumentos como el ganzá, sordos y pandereta. Sus canciones tienen letras simples, y son cantadas acompañadas con las palmas. Los versos, llamados Loa, cuentan historias de amor y trabajo, y están llenos de juegos de palabras.

Dicen que el Coco surgió mientras se pisaba el barro para hacer el piso de las casas del interior, aunque otros lo relacionan con el fruto del mismo nombre, abundante en la costa. Entre las variantes de este ritmo, están el coco de rueda, el coco de embolada, y coco de umbigada, donde los bailarines cantan al son de la pandereta y danzan en círculo dando “umbigadas”, pequeños saltos donde se chocan los ombligos entre sí.

Samba de Roda

De origen africano, la samba de roda (en rueda), evolucionó a partir de la capoeira. Se ejecuta con panderetas, congas, berimbau, guitarra y chacalho, y se baila por grupos que forman círculos, cantando y aplaudiendo. Durante el baile, cada participante va entrando al centro del círculo y demuestra su “jingado” (que significa bailar y hacer alarde con pasos y destrezas). Las faldas que usan las mujeres dan aún más movimiento a la danza. Este ritmo, es tradicional Bahía, y se extendió por todo Brasil, adoptándose principalmente en Pernambuco y en Río de Janeiro y generando otras variantes – como la samba carioca. El 25 de noviembre de 2005, la samba de roda fue considerada patrimonio inmaterial de Brasil, por el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (IPHAN).

Samba

El samba llegó hasta Pernambuco, y se hizo un clásico de nuestro Carnaval. El primer desfile de una escuela de Samba en Recife fue allá por la década del 40, durante los festejos de Momo. Este ritmo tiene una base una batería de instrumentos que le dan un sonido rítmico y sensual. Las escolas de samba más tradicionales del Estado son: Preto Velho, 4 de Outubro, Gigantes do Samba, Limonil, Deixa Falar, Estudantes de São José y Galeria do Ritmo.

Maculelê

Se desconoce el origen del Maculelé. Algunos dicen que se basa en las tradiciones africanas, y otros, que el ritmo tiene rasgos indígenas. Es exclusivo de los hombres, aunque también hay registro que lo bailaron grupos de mujeres. Los participantes marcan el paso, a través del agite de bastones (grimas), acompañado de tambores y cantos africanos. Los más atrevidos, bailan con machetes, en lugar de bastones, sacando chispas con cada golpe.

URSO OU LA URSA

“A la ursa quer dinheiro, quem não dá é pirangueiro”.
“La osa quiere dinero, el que no le da, es un tacaño”. De esto se trata el ritmo musical de la broma carnavalesca de “La Ursa”- una manifestación típicamente pernambucana. Con herencia europea, el cortejo tiene como protagonistas al oso (hombre vestido con máscara y overol), el domador (que lleva al oso con una soga) y el cazador (que lleva escopeta para que el animal no huya). Generalmente, la broma es hecha por niños, pero también es acompañada de una orquesta, balizas y banderas. Los principales grupos de urso que desfilan en Carnaval, son: Zé da Pinga, o Preto da Pitangueira, o Cangaçá y o Branco do Zé.

Pretinhas do Congo

Manifestaciones tradicionales del municipio de Goiana, en el interior de Pernambuco, las Pretinhas del Congo, desfilan en dos cordones de mujeres con maracas en la mano (especie de sonajero), respondiendo a las órdenes de una maestra y acompañadas de percusión. En el centro del grupo, siguiendo al estandarte, están el rey, la reina, los vasallos y, a veces, algunos esclavos con azadas en la mano. El grupo recorre las calles de la ciudad, parando en casas desconocidas o de admiradores anónimos.

Las Pretinhas del Congo, surgidas originalmente en el litoral de Goiana, fueron llevadas al área urbana de la ciudad por la Sra. Carminha Ribeiro, continuando una tradición iniciada por su padre. Oficialmente, el grupo fue fundado en 1930 en la playa de Carne de Vaca. Después del primer viaje a la ciudad del mismo, apareció en el litoral el grupo Pretinhas de Río Baldo, creado en 1936 por la familia del fallecido “babalorixá” Heleno.

BOI DE CARNAVAL

Más presente durante Navidad, el boi de carnaval también aparece para animar la diversión de Momo como una derivación del llamado Auto de Natal. Durante el desfile, pasan el buey, la burra, la emú y Mateus (personaje caricaturizado con la cara pintada de negro), además de otros integrantes, como la porta estandarte
y una serie de mujeres, moviéndose al son de una orquesta con batería, armónica, gonguê surdo y tarô. El buey se conoce en las celebraciones del carnaval por su espontaneidad, irreverencia y creatividad. Los desfiles principales de Boi en el Carnaval pernambucano son: o Manhoso, o Estrela, da Cara Preta, da Cara Branca, o Teimoso, o Faceiro y o Misterioso.

Cambindas

Según el historiador Cámara Cascudo, la Cambinda es el modo primitivo de los maracatus de Pernambuco, por la música y sus personajes (rey, reina, vasallos y muñeca de dama). Fue una manifestación realizada por los esclavos en las senzalas (habitaciones donde habitaban), en homenaje a sus santos de devoción. Con el tiempo, se hizo popular y llegó a las fiestas profanas y religiosas, como el Carnaval, y en la actualidad es bastante tradicional en Ribeirão y Pesqueira.

El festival se acompaña de banjo, caja, maracas, triángulos y reco-reco. Por último, todos los hombres que participen en el desfile siempre deben utilizar ropa típica de las Baianas.

 

Atención al turista

Reality Descubra Pernambuco



Imaginate un reality show en el paraíso, de eso se trata “Descubra Pernambuco”. Seis web-celebridades de Brasil, Argentina y Uruguay, compiten entre sí, mientras que conocen la historia, la gastronomía y todas las bellezas Pernambuco. ¿El premio? Un viaje para dos personas a uno de los lugares más bellos del mundo: ¡nuestra hermosa isla de Fernando de Noronha! No puede haber mejor incentivo. Seguí el show del 25 al 28 de febrero por las emisoras Band Nordeste y Band Sat.